lunes, 29 de mayo de 2017

Ingres: Cómo dotar de vida al arte


"Para plasmar lo bello, no veáis más que lo sublime,

no miréis ni a la derecha ni a la izquierda,

y mucho menos hacia abajo. Levantad la cabeza hacia el cielo,

en vez de encorvarla hacia la tierra.

No estudiéis lo bello más que de rodillas.

No penséis que se produce algo bello sin la elevación del alma.

Considerad el arte como vuestra religión"

Jean-Auguste Dominique Ingres


La odalisca en grisalla
 
 
En noviembre del 2015, el Museo del Prado inauguró la exposición sobre Ingres. Y durante los cuatro meses de ese invierno, si caminabas por el Paseo del Prado, encontrabas toda la calidez de La odalisca recostada sobre las columnas del museo.
 

La odalisca
 
En diciembre, los titulares de los periódicos anunciaban que se preveía un invierno con temperaturas superiores a las normales. El arte - y en este caso el calor que Ingres imprimía en sus dibujos y pinturas - sin duda impactó en la sensación térmica que vivió Madrid. Hoy me acuerdo de aquella exposición tras leer un poema de Ignacio Vleming titulado Efectos del cambio climático en las pinturas del museo. En el poema, Vleming habla de la vida interior de los cuadros.

Ingres escribió sobre cómo transmitir vida a la obra de arte.

Las frases del pintor y de alguna de sus modelos, que aquí apunto, son las que adornaban los espacios entre cuadro y cuadro en aquella exposición que aún hoy se puede visitar virtualmente.
 
Retrato de Paganini

"Para llegar a la forma bella, hay que modelar en curva, sin detalles aparentes"
Ingres

Ruggiero libera a Angélica

"El arte vive de los pensamientos elevados y de las pasiones nobles ¡del carácter y del calor! Nunca muere de calor, sino de frío"
Ingres



Retrato de la condesa d'Haussonville, princesa de Broglie. En la Frick Collection de N.Y.
 'La vida de la imaginación es para mí
más importante que la vida real'
Princesa de Broglie 

Ingres
El sueño de Ossian, rey de Morven
 

VISITA LA SECCIÓN: ARTE
 
*Lecturas relacionadas: Las vidas de Vasari, el Manifiesto romántico de Victor Hugo, Arte y revolución de Richard Wagner, Amor en Stendhal, de Ortega y Gasset, y  el relato de Lady Mary Wortley Montagu en el que se inspira El baño turco de Ingres.

jueves, 25 de mayo de 2017

Refugio


Refugio de hiedra y buganvilia,
 
- de puerta cerrada de madera -
 
bajo un dintel de tinta verde
 
y flancos de flores por lomera.
 


Refugio de Villafamés a las espaldas del castillo.
 
 
Fotografía y texto de Lucía Alcina


Delta del Ebro


Extraña calma de campos de arroz,

de barro y fango bajo el azul

y aves silvestres zambullidas

en puntos de fuga de una tierra
 
arada sobre el mar.




 
Visita la sección 'Hay un lugar'.
 
Poesía y fotografías de Lucía Alcina

miércoles, 26 de abril de 2017

Amanece en la ría de Limpias

El diecinueve de marzo de 2017, a las ocho de la mañana, salí a pasear por la orilla de la ría de Limpias, un pueblo cercano a Laredo y Santoña.








VISITA LA SECCIÓN 'HAY UN LUGAR'
 
Fotografías de Lucía Alcina

jueves, 9 de marzo de 2017

Ventanas de Biarritz



http://viewsfrommyinnerwindow.blogspot.com.es/p/my-windows.html

http://viewsfrommyinnerwindow.blogspot.com.es/p/my-windows.html




 

 http://viewsfrommyinnerwindow.blogspot.com.es/p/my-windows.html

http://viewsfrommyinnerwindow.blogspot.com.es/p/my-windows.html

 


 



Febrero de 2017.

Biarritz.

Paseo desde la playa al antiguo poblado de pescadores
y vuelta por el centro de la ciudad.

Visita la sección My Windows

 
Fotografías de Lucía Alcina
 

martes, 7 de marzo de 2017

Mujer en la playa


 

Una mujer joven
 
baja las escaleras de madera
 
y carga bajo su brazo una tabla de surf.
 
Apunta hacia el mar
 
y avanza obre los granos de arena;
 
su sombra adelantándose un paso.
 
Deja la tabla abandonada

y a varios metros del agua,
 
mira al horizonte.
 
Su sombra se ha marchado nadando
 
y Ella permanece

y desde la playa observa

la travesía de la sombra que bracea envuelta entre las olas
 
y levanta el contorno de los brazos

en un adiós hacia la orilla.
 
Luego se sumerge

y cambia con su despedida el color del mar.
 
Ahora es una superficie transparente
 
donde la sombra ya no es sombra
 
sino una figura manifiesta e intangible.

Mitad pez, mitad mujer.
 
 
 
Tomo esta fotografía en Biarritz a mediados de febrero.
Lucía Alcina
 
Texto y fotografía experimental de Lucía Alcina

lunes, 6 de marzo de 2017

La piel fría, de Albert Sánchez Piñol

 
"¡Adiós Chateaubriand!
¡Adiós Goethe, adiós Aristóteles, Rilke Y Stevenson!
¡Adiós Marx, Laforgue y Saint-Simón!
¡Adiós Milton, Voltaire, Rousseau, Góngora y Cervantes!
Apreciados amigos, se os venera, pero que la admiración
no se mezcle con la necesidad: sois contingentes."
 
Este libro me impactó. ¿Es un libro de viajes? Sin duda; de uno muy particular. El protagonista se te pega a la piel, y la piel es como el pergamino de los mapas. Y mapas sólo hay dos; el tuyo, y el del "otro".

Ahora imaginad que lográis escapar de todo - de todas las guerras; que llegáis a una isla donde nadie os conoce. Lo desconcertante aguarda allí, en esa evasión. ¿Eres capaz de enfrenarte a ti mismo?

La maldad hace que comience a rodar esta historia de un niño irlandés de infancia huérfana y juventud en guerra, que intenta huir del mundo en barco. La aventura que vive en esa isla de monstruos a la que llega, estará marcada por la violencia y determinada por todo lo aprendido. Pero siempre olvidamos algo de lo aprendido. El aprendizaje del protagonista, violento y lleno de carencias, se interrumpe brevemente con la franca e ingeniosa instrucción de su tutor:

"Entre los ejercicios que me imponía había algunos curiosos y otros muy curiosos. En las redacciones de temas políticos eran frecuentes títulos como "Bases de la estupidez humana que justifican el poder político de los césares, de los zares, de los káiser, y del parlamentarismo británico".

La contingencia es el término mejor explorado en esta novela. Y es que tiene una importancia que pasamos por alto. Porque ¿qué es la filosofía, la física, cualquier ciencia - cualquier pensamiento - si dejamos a un lado lo contingente: aquello que puede suceder, o no?

Así, si observamos un rectángulo de hierba en el campo, con los insectos y el viento allí enmarcados: "El único elemento contingente del rectángulo es el rectángulo."

"Nuestra patria no era una geografía, era una idea de futuro."

Y como, a veces, ignoramos lo importante hasta que se ha esfumado - y aunque nos moleste aceptarlo, la esencia de lo imprescindible está recogida en alguna ocasión en algo táctil - confundiremos lo contingente con el embalaje. Y dejaremos que se pierda todo el contenido.



  En esta novela la violencia se disfraza con dos de sus mejores máscaras: la pasión y el miedo.
"¿Cómo era posible, me preguntaba a mí mismo,
que después de décadas, de siglos de guerra...,
aprovecháramos el primer soplo de libertad
para matarnos los unos a los otros?"
"Ya no sufría cansancio, el cansancio me sufría a mí"

--
"BATIS CAFFÓ ES BATÍS CAFFÓ
Y BATTÍS CAFFÓ ES BATTÍS CAFFÓ"
--
Este libro me lo recomendó Lola Martín-Arroyo en la Librería La Clandestina.
-

Visita la sección Libros
 

domingo, 5 de marzo de 2017

Atardecer en Getaria

Se marcha el invierno. Retorna la luz. Y vuelvo a abrir la ventana. Durante la estación oscura los colores permanecen callados y los matices se refugian en mi interior, se enrocan, se hacen fuertes, me abrazan, me aprisionan, golpean las portillas internas. Y tengo que abrirme y darles salida.

Comienzo con este atardecer en Getaria. El sol empuja las contraventanas. Salta al mar. Y antes de sumergirse en el agua se precipita contra los barcos y los llena de rojos, azules y verdes.












VISITA LA SECCIÓN 'HAY UN LUGAR'

Reportaje fotográfico realizado en febrero de 2017
Fotografías de Lucía Alcina

viernes, 25 de noviembre de 2016

Campos de Labastida a Laguardia

Principios de noviembre.