viernes, 23 de febrero de 2018

Cielos de Portugal: Luces de febrero en Almeida.

Almeida es una de las aldeas históricas de Portugal. Está doblemente amurallada en forma de estrella y el campo que distancia el muro interior del exterior es un terreno verde por el que hoy se puede pasear.
 




Es una villa luminosa de casas encaladas y puertas de vivos colores y andar por sus calles es adentrarse en sensacines de paz y equilibrio.



























martes, 6 de febrero de 2018

Las mujeres recortable: Derain, Balthus y Giaccometti




Sus obras han llegado a Madrid reunidas bajo el título "Una amistad entre artistas". Confieso que no me interesaba su amistad, sino su trabajo, y por eso dediqué la atención a intentar comprender los cuadros y las esculturas en lugar de leer sobre sus relaciones personales.

 
Giacometti en su estudio.



Así, de primeras, a lo bestia, sin más argumentación que lo que entra por los ojos, no encontré ninguna semejanza entre sus creaciones. Fueron tres personalidades muy diferentes, y eso se percibe en cómo materializaron sus pensamientos, en la utilización de los colores, en las texturas, en la técnica, y en el punto de vista ante la postura del sujeto -  objeto - al que representan.

Incluso en los títulos de las obras, se descubre que - fuesen amigos o no - las diferencias entre los artistas son siempre profundas. Aún así, poder ver sus miradas intercaladas, es una experiencia inspiradora; como también lo sería examinarlas junto a cuadros de Rubens, de Juan Gris, o de Munch.


Una vez recorrida toda la exposición, me giré para intentar encontrar algo que llamara la atención en su conjunto; y con todas las obras de la última sala a la vista, me dije que estaba ante una habitación de mujeres recortadas.

Atravesé los pasillos, bajé a la primera planta, y comprobé que mi impresión se ajustaba solamente a las figuras del segundo piso. Es cierto que de las casi 240 obras exhibidas apenas llegan a la decena las que representan a personajes masculinos, que los cuadros están despojados de paisaje y la naturaleza viva aparece únicamente en tres óleos de los cuales uno bebe de Courbet.

La falaise. Balthus.


La mujer de los labios gruesos. Derain.
Luego hay máscaras, y progresa esa evolución de desarme y desmantelamiento hacia el gesto conciso, la mueca, la ausencia - no del individuo, sino del vínculo con lo social hasta desligarlo de su propia narración interna - y comenzamos a entrever el recorte, el vacío, la omisión del diálogo, la aparición del personaje encajado en el fondo negro de Derain, en los fondos blancos de Giaccometti, en los sueños sombríos de Balthus.
Pero si esta orfandad - de entorno y biosfera - los une en la segunda planta, es aquí donde aparecen también las grandes diferencias. Si bien hay que destacar que esa falta de conexión total con el mundo se manifiesta, por primera vez de forma plástica, con el recurso técnico de la sustracción del personaje de cualquier tipo de contexto, y que ese vacío lo comprendemos hoy perfectamente porque ha traspasado el lienzo, y somos esos personajes recortados, no debemos olvidar que Derain no busca expresar lo mismo que Balthus, y que lo que Giacometti revela tiene un objetivo muy distante del de sus dos amigos.

"Siempre he tenido la impresión o la sensación de la fragilidad de los seres  vivos, como si les hiciera falta una energía formidable para poder mantenerse en pie".
Giacometti

Isabel en el estudio. Giacometti.


Giacometti busca algo incorpóreo, es él quien despliega una enorme energía para lograr materializar la esencia del individuo al que tiene enfrente, y en sus cuadros hay un inmenso respeto por esa esencia que proviene del modelo. El vacío de sus cuadros y de sus esculturas está lleno de significado.

    Nu debout dans l'atelier      et     L'homme qui chavire.     Giacometti.


Las obras de Giacometti parecen desbordadas de la abstracción de la verdad. Y aunque esa verdad no se comprenda de una forma narrativa, sí que se aprecian a nivel sensorial.

Grande bacchanale noire. Derain.


Derain es mucho más sintético, reduce el vacío a un fondo negro u oscuro, no parece haber intención de comprender al sujeto representado sino de plasmarlo reducido a su forma, convertido en objeto.

Le dejeuner sur l'herbe. André Derain


Los cuerpos representados por Derain en su última etapa - la que se exhibe estos días en Madrid - parecen flotar en sus cuadros como figuras recortadas. No hay comunicación entre los personajes. Sonríen en una especie de selfie con fondo cartón.

Le dejeuner sur l'herbe. Manet.
La Phalene. Balthus.


Balthus captura al modelo como objeto, al igual que Derain, pero va más allá y lo transforma en sujeto de su propio universo, un sujeto inerte que tiene la sensualidad de una marioneta al servicio del sentido del cuadro.
 
Les Beaux Jours. Balthus.


Balthus no se propone pintar el sueño de la mujer que tiene frente a él, sino que le hace posar que sueña, para poder construir con el ella-objeto la representación de lo que a él sueña.

La exposición se puede ver hasta el 6 de mayo de 2018 en la Fundación Mapfre. Paseo de Recoletos, 23. Madrid.